SIGNOS DE SOSPECHA DE CÁNCER EN ADULTOS

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Los signos y síntomas causados por un cáncer dependen de su ubicación, tipo y etapa en la que se encuentra, entre otros factores.

Signos y síntomas generales

Prácticamente todos los tipos de cáncer pueden causar síntomas generales, como sensación de fatiga, cansancio, pérdida de peso en los últimos meses, pérdida de apetito, debilidad y algunos signos como anemia (la más frecuente).

Además de los anteriores, si presenta alguno de los siguientes signos o síntomas, acuda a su médico de inmediato:

Localización

Signo o síntoma de sospecha

Útero

  • Flujo vaginal maloliente.
  • Sangrado vaginal después de tener relaciones sexuales o en cualquier otro momento que no esté relacionado con la menstruación.

Mamas

  • Al observar puede notar deformación, cambios de coloración en la piel de la mama (puede haber irritación), descamación o apariencia de hoyuelos (aspecto de la piel similar al de la cáscara de naranja).
  • Pezón desviado o hundido.
  • Secreción del pezón (que no sea leche materna).
  • Al tocar se suele sentir una masa o protuberancia en la mama o axila.
  • Dolor sin causa aparente.

Colon y recto

  • Cambios en la defecación durante varios días (diarrea que va y viene, estreñimiento, heces más delgadas).
  • Sangrado rectal (se puede notar en el papel de baño) o sangre en las heces o heces de color negro.
  • Cólicos y/o dolor abdominal frecuente y sin causa aparente.

Estómago

  • Indigestión, malestar estomacal o acidez estomacal constantes.
  • Náusea o pérdida del apetito.
  • Sangre en las heces o heces de color negro.
  • Sensación de hinchazón después de comer, incluso al comer pequeña cantidad.
  • Vómito después de las comidas.
  • Dolor de estómago, especialmente después de comer.

Ovario

  • Hinchazón o abdominal, la cual puede deberse a acumulación de líquido (ascitis) o por la presencia de un tumor.
  • Aumento de la presión o dolor generalmente en la mitad inferior del cuerpo, como abdomen bajo, espalda o piernas.
  • Indigestión o malestar estomacal constante.
  • Estreñimiento o diarrea constantes.
  • Sensación de llenura o inhabilidad para comer normalmente.
  • Ganas de orinar frecuentemente no asociadas a infección.
  • Cambios en la menstruación (esto puede manifestarse como sangrado después de la menopausia o sangrado abundante durante la menstruación.

Próstata

  • Dificultad para orinar.
  • Chorro de orina más delgado.
  • Sensación de tener que orinar con más frecuencia y, sobre todo, por las noches.
  • Sangre en la orina.

Pulmón

  • Tos que no desaparece o que empeora.
  • Tos con sangre o esputo (saliva o flema) de color metal oxidado.
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando se respira profundamente, tose o se ríe.
  •  
  • Silbido al respirar.
  • Dificultad para respirar.
  • Infecciones como bronquitis y neumonía que no desaparecen o que regresan constantemente.

Piel

  • Aparición de un área de la piel pigmentada (manchada) sobre la piel sana.
  • Aparición de nuevos lunares o manchas o cambios en el tamaño o color de un lunar o mancha ya existente.

Sistema nervioso

  • Dolor de cabeza constante de predominio en las mañanas que puede estar acompañado de náusea y vómito.
  • Cambios de personalidad, estado de ánimo, comportamiento o capacidad para concentrarse.
  • Pérdida de equilibrio y dificultad para caminar.
  • Alteraciones visuales, en la audición o lenguaje.
  • Debilidad o disminución de la sensibilidad en las piernas o los brazos.
  • Crisis convulsivas sin causa aparente.

 

Fuentes: