RECOMENDACIONES NUTRIMENTALES PARA PACIENTES CON INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

El propósito de la dieta es mantener un equilibrio en los niveles de electrolitos, minerales y líquido del cuerpo con una ingesta de calorías diarias alta, considerando su peso ideal.

Mantenerse en un peso saludable y comer una dieta balanceada baja en sal y grasa, puede ayudarle a controlar su presión arterial. Si tiene diabetes, puede ayudar a controlar los niveles de azúcar. Controlando la presión arterial y glucosa puede prevenir que la enfermedad renal avance.

Una dieta renal puede ayudar a no dañar más los riñones, ya que limita ciertas comidas para prevenir que los minerales en esas comidas se acumulen en el organismo.

Con todo plan de alimentación es necesario realizar un seguimiento de la cantidad de ciertos nutrientes que se consumen, como:

  • Calorías
  • Proteínas
  • Grasas
  • Carbohidratos

Utilice las siguientes recomendaciones para cada nutriente:

Calorías

  • Las calorías se obtienen de proteínas, carbohidratos y grasas en la dieta.
  • El médico nutriólogo es quien ayuda a determinar la cantidad de calorías necesarias acorde a su peso y talla.

Proteínas

  • En general se recomienda que las personas con enfermedad renal limiten proteínas o cambiar su fuente de proteínas.
  • Evitar alimentos ricos en proteínas como: carne roja, pollo, pescado y huevo.
  • De preferencia consumir alimentos bajos en proteínas como: frutas, verduras, pastas y arroz.

Carbohidratos

  • Algunas fuentes saludables de carbohidratos incluyen frutas y verduras.
  • Fuentes NO saludables de carbohidratos incluyen azúcar, miel, caramelos, refrescos y otras bebidas azucaradas.

Grasas

  • Lo recomendable es consumir grasas no saturadas, por ejemplo: aceite de oliva, aceite de cacahuete y aceite de maíz.
  • Si necesita perder peso, limite las grasas no saturadas en su plan de alimentación. 
  • Evite el consumo de grasas saturadas, ya que pueden elevar el colesterol y aumentar el riesgo para enfermedades del corazón. Ejemplos de grasas saturadas incluyen: mantequilla, manteca de cerdo y carnes sobre todo rojas.

Sodio

  • No agregue sal a la comida cuando cocinas o comes. Trate de cocinar con hierbas frescas, jugo de limón o con especies sin sal.
  • Escoja verduras frescas o congeladas en casa en lugar de verduras en lata. Si usa verduras en lata, escurra y enjuáguelas para remover la sal antes de cocinarlas o comerlas.
  • Evite las carnes procesadas como jamón, tocino, salchichas o chorizos.
  • Coma frutas y verduras frescas en lugar de galletas u otros aperitivos salados.
  • Evite las sopas enlatadas y comidas congeladas que son altas en sodio.
  • Evite los alimentos en escabeche, como aceitunas y pepinillos.
  • Limite condimentos altos en sodio como salsa soya o salsa de tomate (cátsup).

Los sustitutos de sal son altos en potasio (el consumo de potasio debe ser restringido en el paciente con enfermedad renal), para evitar ingerirlos, lea el etiquetado de información nutrimental.

Potasio

  • Elija alimentos bajos en potasio como: manzanas, uvas, fresas, pinos, coliflor, cebollas, pimientos, rábanos, calabaza, lechugas, pita, tortillas y panes blancos, pollo y arroz blanco.
  • Evite alimentos con altos contenidos de potasio como: aguacate, plátano, melón, naranja, ciruela, pasas, alcachofas, tomates, espinacas, papas, frijoles, arroz integral y productos de salvado y granola.

Fósforo

  • Se recomienda alimentos bajos en fósforo como maíz o cereales de arroz y crema de trigo, palomitas de maíz sin sal, refrescos de color claro o limonada natural.
  • Trate de evitar los que son altos en fósforo: pan de granos enteros, cereales de salvado y avena, frutas secas y semillas de girasol, refrescos de color oscuro.

Líquidos

  • Dependiendo de la etapa de la enfermedad renal, el médico puede pedir que limite la cantidad de líquidos que bebe.
  • Restringir el consumo de las frutas y verduras que contienen mucha agua (sandía, fresas, acelgas, lechugas), así como el agua donde se hirvieron las verduras para caldos y sopas.
  • Algunos consejos para disminuir la sensación de sed son tomar un par de rodajas de limón al día para estimular la salivación, masticar chicle sin azúcar y consumir cubos de hielo.

 

Fuentes