Vulnerabilidad afectiva en trastornos por uso de sustancias

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Aunque algunas investigaciones han establecido los roles de la impulsividad y la disfunción de recompensa en los trastornos por uso de sustancias, la disfunción afectiva también desempeña un papel importante en el desarrollo y mantenimiento de estos trastornos.

Efectos del uso crónico de sustancias

Los trastornos relacionados con el estado de ánimo, ansiedad y estrés traumático son muy frecuentes entre personas con trastornos por uso de sustancias; se asocian prospectivamente con el riesgo de desarrollo de uso problemático de sustancias y trastornos derivados de su consumo.

El uso crónico de sustancias también puede crear nuevas (o empeorar las perturbaciones afectivas existentes), lo cual contribuye aún más al mantenimiento de trastornos por uso de sustancias, ya que se utilizan cada vez más para aliviar la angustia.

El uso de sustancias para hacer frente al efecto negativo (es decir, la automedicación) también se asocia con trastornos por uso de sustancias incidentes. Muchos trastornos psiquiátricos, en particular trastornos de ansiedad, se inician antes del inicio de los trastornos por uso de sustancias.

Es posible que esto refleje un impacto causal en el riesgo de desarrollo de trastornos por uso de sustancias (es decir, la presencia de un trastorno de ansiedad aumenta el riesgo de desarrollo posterior de un trastornos por uso de sustancias), o el riesgo compartido de ambos trastornos.

Otras variables

Además de la afectividad negativa en sí misma, las variables disposicionales relacionadas con la interpretación o tolerancia del afecto están fuertemente vinculadas al uso indebido de sustancias.

Las variables como la intolerancia a la angustia (la incapacidad percibida para manejar los estados afectivos y somáticos negativos) y la sensibilidad a la ansiedad (miedo a los síntomas y sensaciones relacionados con la ansiedad) comparten una tendencia a interpretar los efectos negativos como dañinos, intolerables y/o interminables.

Las sustancias de abuso proporcionan un alivio rápido que es altamente proximal al comportamiento (es decir, el efecto ocurre poco después del consumo) y, por tanto, refuerzan negativamente.

Críticamente, las vulnerabilidades afectivas pueden ser dirigidas con intervención, y los tratamientos dirigidos a las vulnerabilidades afectivas han demostrado ser una promesa importante para el tratamiento de los trastornos por uso de sustancias.

Tratamiento psiquiátrico

Varios estudios han probado la eficacia de las intervenciones dirigidas a los trastornos psiquiátricos y de uso de sustancias que ocurren conjuntamente, incluidos los estudios que conceptualizan estos trastornos como un síndrome único, en lugar de dos trastornos separados.

Se ha demostrado que las terapias psicológicas (por ejemplo, tratamientos basados en la atención plena) y las estrategias farmacológicas (por ejemplo, agonistas o antagonistas alfa adrenérgicos) reducen la reactividad al estrés en personas con trastornos por uso de sustancias.

Las vulnerabilidades afectivas desempeñan un papel en todo el espectro del uso de sustancias nocivas. El afecto negativo y los síntomas psiquiátricos son factores de riesgo para el inicio y mantenimiento del uso problemático de sustancias, particularmente entre las personas para quienes se considera que estos síntomas son dañinos e intolerables, comportamientos motivadores que logran un alivio rápido y proximal.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí: