Tratamiento de la alteración del ritmo circadiano en el trastorno bipolar

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La evidencia convergente en varios estudios sostiene que la interrupción del ritmo circadiano desempeña un papel clave en la etiología y el curso del trastorno bipolar.

Sistema circadiano y depresión

En términos generales, el sistema circadiano humano está compuesto por un conjunto de relojes internos de 24 h, los cuales mantienen los procesos metabólicos y endocrinos normales (por ejemplo, horarios de sueño/vigilia, temperatura corporal y liberación de hormonas).

Los ritmos circadianos se mantienen, en gran medida, a través de la actividad de un “reloj maestro” primario dentro del núcleo supraquiasmático del hipotálamo anterior y la actividad complementaria de otros relojes periféricos a través de diversos tejidos corporales.

El sistema circadiano no depende sólo de la actividad de estos relojes; el funcionamiento efectivo del sistema implica la sincronización de los relojes internos con los estímulos (denominados “zeitgebers”) en el entorno circundante.

La coordinación fallida de estos procesos internos y externos contribuye a la interrupción del ritmo circadiano, que a su vez puede conducir a la enfermedad bipolar.

La terapia de ritmo social dirigida puede ser útil para la depresión bipolar, aunque algunos estudios sugieren que una intervención farmacológica o psicosocial no dirigida puede ser igual de eficaz.

La terapia de bloqueo azul puede ser útil para la manía y la terapia de luz brillante del mediodía puede aliviar la depresión.

Terapia de ritmo interpersonal y social

Esta revisión destaca una gama de intervenciones psicosociales, farmacológicas y basadas en la luz para la alteración del ritmo circadiano que se han llevado a cabo en trastorno bipolar en los últimos años.

Específicamente, algunos datos preliminares de estudios abiertos resaltan la posible efectividad de la terapia de ritmo interpersonal y social grupal en los resultados depresivos. Un estudio seminal en el trastorno bipolar II encontró beneficios particulares de la terapia de ritmo interpersonal y social complementarios a la medicación en la depresión y los resultados de la manía (aunque el tratamiento combinado se asoció con un lado marcado efecto de la carga).

Este último hallazgo podría ser particularmente importante para los pacientes de la comunidad que buscan atención psicosocial, pero que no tienen acceso a una intervención especializada de terapia de ritmo interpersonal y social.

De acuerdo con estudios recientes, una intervención dirigida circadiana puede no ser del todo necesaria para que un paciente experimente una mejora en sus ritmos sociales y en la enfermedad bipolar en general.

Conclusiones

En general, estos datos recientes indican que los médicos que buscan aliviar la desregulación circadiana en sus pacientes pueden encontrar que varios de estos tratamientos (por ejemplo, litio, psicoterapias basadas en el comportamiento cognitivo) existen en el marco de sus centros clínicos.

La difusión de psicoterapias especializadas (por ejemplo, terapia de ritmo interpersonal y social) y tecnologías de vanguardia (por ejemplo, terapias de luz y oscuridad) puede ser clave para ayudar a corregir la desregulación circadiana en la mayor cantidad posible de pacientes bipolares.

Los enfoques psicosociales, farmacológicos y basados en la luz son vías prometedoras para tratar la disfunción circadiana en el trastorno bipolar.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.