Influencia de los ácidos grasos en la dieta sobre el contenido de grasa hepática y el metabolismo

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La prevalencia mundial de personas definidas como sobrepeso y obesidad ha aumentado en más de 25% desde 1980. Si bien el desarrollo del sobrepeso y obesidad probablemente involucre una combinación de factores genéticos, ambientales y psicosociales, en su forma más simple puede atribuirse a desequilibrio entre la ingesta de energía (dieta) y el gasto de energía (actividad física y metabólica).

NAFLD

La dieta es un factor de riesgo modificable para el sobrepeso y obesidad, y debido a las fuertes asociaciones entre la gordura corporal total y el riesgo de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2 (T2DM) y la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), el aumento de la cantidad de personas definidas con sobrepeso y obesidad representa un gran desafío para la salud mundial.

NAFLD, que se ha denominado la manifestación hepática del síndrome metabólico, abarca un espectro de enfermedades hepáticas que van desde la esteatosis hasta el carcinoma hepatocelular, cuyas causas no son atribuibles al abuso de alcohol o sustancias.

NAFLD se reconoce actualmente como la forma de enfermedad hepática más prevalente en todo el mundo; se estima que afecta a aproximadamente 25% de la población mundial, aunque debido a la limitada disponibilidad de pruebas diagnósticas no invasivas válidas y confiables, se ha sugerido que la cifra real puede ser aún mayor.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico abarca un espectro de afecciones desde la esteatosis hepática hasta la cirrosis.

El hígado juega un papel importante en la regulación del metabolismo de los ácidos grasos y las perturbaciones en los procesos intrahepáticos tienen un impacto potencial en la salud metabólica.

No está claro por qué la grasa intrahepatocelular comienza a acumularse, pero probablemente implica un desequilibrio entre la administración de ácidos grasos al hígado, la síntesis de ácidos grasos y la oxidación dentro del hígado y la exportación de esteatosis desde el hígado.

Papel de la grasa en la dieta

Como el ser humano pasa la mayor parte del día en un estado posprandial en lugar de postabsortivo, se debe tener en cuenta la ingesta de ácidos grasos en la dieta cuando se investiga por qué la grasa intrahepática comienza a acumularse.

Los estudios que investigan el papel de la grasa en la dieta en la acumulación de grasa en el hígado, aunque sorprendentemente limitados, han demostrado claramente que es el consumo total de energía, en lugar de la ingesta de grasa en sí, lo que es un mediador clave del contenido de grasa en el hígado.

Las dietas hiperenergéticas aumentan la grasa hepática, mientras que las dietas hipoenergéticas disminuyen el contenido de grasa hepática independientemente del contenido de grasa total.

La composición de la grasa dietética también puede desempeñar un papel en la acumulación de grasa hepática, ya que las dietas enriquecidas en grasas saturadas parecen aumentar el contenido de grasa hepática en mayor medida en comparación con las dietas enriquecidas en grasas insaturadas las grasas.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.