Caracterización de la enfermedad por reflujo faringolaríngeo en pacientes de edad avanzada y ancianos

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La enfermedad por reflujo faringolaríngeo (ERFL) afecta principalmente a adultos, en edades medias y avanzadas de la vida, y tiene una prevalencia variable, que llega a ser hasta de 50% de los pacientes atendidos en una consulta de otorrinolaringología por disfonía.

Caracterización clínica del reflujo faringolaríngeo

A menudo ERFL está claramente relacionada con una enfermedad por reflujo gastroesofágico, cuyos síntomas principales son ardor, regurgitación y disfagia.

El diagnóstico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico parece más sencillo que el de la enfermedad por reflujo faringolaríngeo; en este sentido, es importante tener en cuenta que no todo el reflujo es de ácido, y que la sintomatología y hallazgos pueden variar, por lo que las pruebas diagnósticas o los tratamientos, deberán orientarse en función del tipo de reflujo.

Por lo diverso de la sintomatología, sin síntomas patognomónicos, en los últimos años se han desarrollado y propuesto diversos repertorios de síntomas para la caracterización clínica de ERFL.

También se han estudiado múltiples factores extrínsecos, demostrándose la importancia del estilo de vida, el consumo de tabaco, alcohol, la dieta (excesivamente rica en grasas, bebidas carbonatadas, sal añadida o cafeína), y el uso de algunos medicamentos.

Estudio de síntomas

Se realizó una revisión retrospectiva de pacientes mayores de 60 años con síntomas sospechosos de reflujo laringofaríngeo, vistos desde 2005 hasta 2014 en un Departamento de Otorrinolaringología de un hospital académico.

Se incluyeron 85 pacientes consecutivos (54 mujeres, 31 hombres) que habían completado una medición de pH de 24 horas con doble sensor (considerado “estándar de oro” en el diagnóstico de LPR). Se revisaron el índice de masa corporal, la información de reflujo y las intervenciones.

Las medidas de pH se evaluaron de acuerdo con los criterios de DeMeester & Johnson. Los síntomas se evaluaron de acuerdo con el índice de síntomas de reflujo (RSI) y se clasificaron como anormales si la puntuación era ≥ 13. Una naso-fibro-laringoscopia permitió que los hallazgos se documentaran de acuerdo con la puntuación de hallazgo de reflujo (RFS), y se clasificaron como anormales si la puntuación era ≥ 7.

Valor diagnóstico de las pruebas

En los pacientes de edad avanzada y ancianos el sobrepeso y obesidad (IMC patológico) son los factores estudiados que más se asocian con una pHmetría patológica y con valores patológicos de índice de síntomas de reflujo y hallazgo de reflujo.

La gran dispersión obtenida en los resultados del índice de síntomas de reflujo indica que tampoco en los pacientes de edad avanzada y ancianos este cuestionario tiene una fiabilidad importante.

El hallazgo de reflujo es más sensible, pero sigue teniendo una baja sensibilidad comparado con la pHmetría. La combinación del índice de los síntomas de reflujo y hallazgo de reflujo, incluso cuando ambos son patológicos, tiene un valor diagnóstico limitado.

En los pacientes de edad avanzada y ancianos con sospecha clínica de la enfermedad por reflujo faringolaríngeo la pHmetría tiene un alto rendimiento diagnóstico.

La endoscopia se correlaciona bien con el resultado de la pHmetría y ambas podrían ser útiles como pruebas del diagnóstico de dicha enfermedad.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.