HIGLOBIN

HIGLOBIN SOLUCION INYECTABLE:

Tratamiento de estados de inmunodeficiencia primaria

CSL BEHRING

HIGLOBIN Forma Farmacéutica y Formulación:

Solución Inyectable

El frasco ámpula contiene:

2.5 g

5 g

10 g

20 g

Inmunoglobulina Humana Normal

2.5 g

5 g

10 g

20 g

L-Prolina (estabilizador)

0.72 g

1.44 g

2.88 g

5.76 g

Vehículo cbp

25 ml

50 ml

100 ml

200 ml

Cada 1 ml de solución contiene: 100 mg de proteína plasmática humana con un contenido mínimo de IgG del 98%.

Distribución de las subclases de IgG (valores promedio): IgG1 67.8%, IgG2 28.7%, IgG3 2.3%, IgG4 1.2%.

El contenido máximo de IgA es de 0.025 mg/ml.

Excipientes: L-prolina, agua inyectable.

HIGLOBIN® se presenta como una solución (10%) para infusión intravenosa.

La osmolalidad es de 320 mOsmol/kg, por lo cual es isotónica.

HIGLOBIN® tiene un bajo contenido de sodio de ≤ 1 mmol/l.

HIGLOBIN Indicaciones Terapéuticas:

Terapia de reemplazo en:

  • Síndromes de inmunodeficiencia primaria tales como:
    — Agammaglobulinemia e hipogammaglobulinemia congénitas
    — Inmunodeficiencia común variable
    — Inmunodeficiencia combinada grave
    — Síndrome de Wiskott-Aldrich
  • Mieloma o leucemia linfática crónica con hipogammaglobulinemia secundaria grave e infecciones recurrentes.
  • Niños con infección de VIH congénita e infecciones recurrentes.

Inmunomodulación:

  • Púrpura trombocitopénica idiopática (PTI) en niños o adultos con riesgo elevado de hemorragia o antes de una intervención quirúrgica, para corregir el recuento de plaquetas. 
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Síndrome de Kawasaki

Alotrasplante de médula ósea

HIGLOBIN Presentaciones:

HIGLOBIN® frasco ámpula con 2.5 g/25 ml.

HIGLOBIN® frasco ámpula con 5 g/50 ml.

HIGLOBIN® frasco ámpula con 10 g/100 ml.

HIGLOBIN® frasco ámpula con 20 g/200 ml.

HIGLOBIN Dosis y vía de administración: 

Dosificación: La dosis y los intervalos entre las infusiones dependen de la indicación. En terapia de reemplazo se debe adaptar individualmente la dosis de acuerdo a los parámetros farmacológicos disponibles y de la respuesta clínica. Se recomiendan las siguientes pautas de dosificación.

Terapia de reemplazo en síndromes de inmunodeficiencia primaria: Se elegirá un esquema de dosificación bajo el cual se alcancen concentraciones mínimas de IgG  (por la determinación de los niveles séricos de IgG inmediatamente antes de la siguiente infusión) de por lo menos 4 a 6 g/l.  Después del inicio del tratamiento se necesitan de 3 a 6 meses para que se produzca el reequilibrio de la concentración. La dosis inicial recomendada es de 0.4 a 0.8 g/kg de peso corporal, y seguidamente por lo menos 0.2 g/kg de peso corporal cada  3 semanas.

La dosis necesaria para mantener una concentración mínima de 6 g/l de IgG es de 0.2 a 0.8 g/kg de peso corporal al mes. Una vez alcanzado el reequilibrio de la concentración, el intervalo de dosificación varía de 2 a 4 semanas. Para identificar la dosis necesaria y el intervalo de dosificación correcto se debe determinar las concentraciones mínimas de IgG.

Terapia de reemplazo en el mieloma o en la leucemia linfática crónica con hipogammaglobulinemia secundaria grave e infecciones recurrentes; terapia de reemplazo en niños con infección de VIH congénita e infecciones recurrentes

La dosis recomendada es de 0.2 a 0.4 g/kg de peso corporal cada 3 a 4 semanas.

Púrpura trombocitopénica idiopática: Para el tratamiento de un episodio agudo se administra el primer día de 0.8 a 1 g/kg de peso corporal. El tratamiento puede repetirse una vez en el término de 3 días; alternativamente se administran 0.4 g/kg de peso corporal durante 2 a 5 días consecutivos. En caso de un nuevo descenso del recuento de plaquetas se puede repetir el tratamiento (ver también el apartado Propiedades / Efectos).

Síndrome de Guillain-Barré: 0.4 /kg de peso corporal al día durante 3 a 7 días. La experiencia en niños es limitada.

Síndrome de Kawasaki: Deben administrarse de 1.6 a 2.0 g/kg de peso corporal distribuidos en  2 a  5 días, ó  2.0 g/kg de peso corporal como dosis única. Como tratamiento concomitante, los pacientes deben recibir ácido acetilsalicílico.

Alotrasplante de médula ósea: El tratamiento con inmunoglobulina humana puede emplearse como parte del reacondicionamiento y después del trasplante. Para el tratamiento de infecciones y para la profilaxis de la reacción del injerto contra el huésped, la dosificación debe ajustarse individualmente.

Habitualmente, la dosis inicial es de 0.5 g/kg  de peso corporal, comenzando siete días antes del trasplante. El tratamiento se continúa hasta 3 meses después del trasplante. En caso de persistir el déficit de anticuerpos se recomienda una dosis de 0.5 g/kg  de peso corporal al mes hasta la normalización del nivel de anticuerpos.

Administración en niños: En dos estudios clínicos 135 pacientes con síndromes de inmunodeficiencia primaria fueron tratados. En el estudio principal de fase III 19 pacientes entre 3 y 11 años de edad, y a 15 pacientes de entre 12 y 18 años de edad fueron tratados.

En un estudio de extensión 13 pacientes de 3 a 11 años de edad y a 11 pacientes de entre 12 y 18 años de edad fueron tratados.

En un estudio clínico de 57 pacientes con púrpura trombocitopénica idiopática se trataron 2 pacientes (de 15 y 16 años).

En ninguno de los estudios se necesitó un ajuste de la dosis para niños.

Las dosis recomendadas se resumen en el siguiente cuadro:

Indicación

Dosis

Frecuencia de las inyecciones

Terapia de reemplazo en:

Síndromes de inmunodeficiencia primaria

dosis inicial:
0.4-0.8 g/kg de peso corporal
después:
0.2-0.8 g/kg de peso corporal

cada 2-4 semanas para alcanzar concentraciones mínimas de IgG de por lo menos 4-6 g/l

Síndromes de inmunodeficiencia secundaria

0.2-0.4 g/kg de peso corporal

cada 3-4 semanas para alcanzar concentraciones mínimas de IgG de por lo menos 4-6 g/l

Niños con infección de VIH congénita e infecciones recurrentes

0.2-0.4 g/kg de peso corporal

cada 3-4 semanas

Inmunomodulación:

Púrpura trombocitopénica idiopática

0.8-1 g/kg de peso corporal
ó
0.4 g/kg de peso corporal/día

el primer día; la terapia se puede repetir una vez en el término de 3 días
durante 2-5 días

Síndrome de Guillain-Barré
Síndrome de Kawasaki

0.4 g/kg de peso corporal/día
1.6-2 g/kg de peso corporal
ó
2 g/kg de peso corporal

durante 3-7 d

distribuido en varias dosis durante 2-5 días, en combinación con ácido acetilsalicílico
como dosis única en combinación con ácido acetilsalicílico

Alotrasplante de médula ósea

Tratamiento de infecciones y profilaxis de la enfermedad del injerto contra el huésped
Déficit persistente de producción de anticuerpos

0.5 g/kg de peso corporal


0.5 g/kg de peso corporal

semanalmente, desde 7 días antes hasta 3 meses después del trasplante
mensualmente hasta la normalización del nivel de anticuerpos

Método de administración: HIGLOBIN® debe perfundirse por vía intravenosa.

Instrucciones de uso y manipulación: HIGLOBIN® es una solución lista para el uso.  El medicamento debe estar a temperatura ambiente o corporal antes de su uso. Para la administración debe utilizarse una vía de perfusión con ventilación. El tapón del vial debe perforarse siempre en el centro marcado. En caso necesario, se puede diluir el HIGLOBIN® bajo condiciones asépticas con solución de glucosa al 5 %. HIGLOBIN® no debe mezclarse con solución salina fisiológica, sin embargo está permitido enjuagar las líneas de infusión con solución salina fisiológica después de utilizarse.

La solución debe ser límpida o ligeramente opalescente. No deben utilizarse soluciones que estén turbias o contengan precipitado.

Velocidad de infusión: Se debe infundir con una velocidad de infusión inicial de 0.3 ml/kg de peso corporal/hora (durante aprox. 30 minutos). Si se tolera bien, la velocidad de administración puede aumentarse gradualmente hasta 4.8 ml/kg de peso corporal/hora.

En pacientes con enfermedades de inmunodeficiencia que toleren bien la terapia de sustitución con HIGLOBIN®, se puede aumentar gradualmente la velocidad de infusión hasta un valor máximo de 7.2 ml/kg de peso corporal/hora.

  • Hipersensibilidad al principio activo o al excipiente.
  • Hipersensibilidad a las inmunoglobulinas homólogas, especialmente en los casos de baja incidencia de deficiencia de IgA, en los que el paciente presenta anticuerpos contra la IgA.
  • Pacientes con hiperprolinemia. Esta es una enfermedad muy poco frecuente que solamente afecta a pocas familias a nivel mundial.

En la administración intravenosa de inmunoglobulina humana pueden producirse ocasionalmente reacciones adversas como escalofríos, cefalea, fiebre, vómitos, reacciones alérgicas, náuseas, artralgia, hipotensión arterial y lumbalgia moderada.

En casos muy infrecuentes, las inmunoglobulinas humanas pueden causar reacciones de hipersensibilidad con descenso súbito de la presión arterial y, en casos aislados, shock anafiláctico, incluso cuando el paciente no ha mostrado hipersensibilidad a la administración previa.

Con el uso de la inmunoglobulina humana se han observado casos de meningitis aséptica reversible, casos aislados de anemia hemolítica o hemólisis reversible, y casos de baja incidencia de reacciones cutáneas transitorias.

Se ha observado un aumento de la concentración sérica de creatinina, insuficiencia renal aguda o ambas.

En muy raras ocasiones se han presentado reacciones tromboembólicas como infarto de miocardio, apoplejía, embolia pulmonar y trombosis venosa profunda.

Se realizaron tres estudios clínicos sobre HIGLOBIN®, dos en pacientes con inmunodeficiencia  primaria (IDP) y uno en pacientes con púrpura trombocitopénica idiopática (PTI). En el estudio principal de IDP se incluyó a 80 pacientes, que fueron tratados con HIGLOBIN®. De ellos, 72 terminaron la terapia de 12 meses. En el estudio de extensión de IDPse incluyó a 55 pacientes, que fueron tratados con HIGLOBIN®. El estudio de PTI incluyó a 57 pacientes.

Las principales reacciones adversas a los medicamentos observadas en los tres estudios clínicos fueron de leves a moderadas.

La tabla siguiente muestra un resumen de las reacciones adversas a los medicamentos descritas en los tres estudios, clasificadas según la clase de órganos sistémicos y la frecuencia definidos en el MedDRA. La frecuencia de cada infusión se evaluó según las siguientes definiciones: muy frecuentes (≥1/10), frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥1/1.000 a <1/100). 

Dentro de cada grupo de frecuencia se indican los efectos secundarios según su grado de gravedad decreciente.

Sistema MedDRA de clasificación
de órganos y sistemas

Término preferido de MedDRA

Categoría de
frecuencia ADR

Exploraciones complementarias

Incremento de la bilirrubina conjugada, incremento de la bilirrubina sanguínea no conjugada, prueba de Coombs directa positiva, prueba de Coombs positiva, incremento de la lactato deshidrogenasa en la sangre, disminución del hematocrito, incremento de la alanina aminotransferasa, incremento de la aspartato aminotransferasa, incremento de la creatinina en la sangre, disminución de la presión arterial, incremento de la presión arterial, incremento de la temperatura corporal, disminución de la hemoglobina

Poco frecuentes

Trastornos cardiacos

Palpitaciones

Poco frecuentes

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Anemia, anisocitosis

Poco frecuentes

Trastornos del sistema nervioso

Cefalea

Muy frecuentes

Mareos, molestias craneales, somnolencia, temblores, cefalea sinusales

Poco frecuentes

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

Disnea, aparición de ampollas orofaríngeas, dificultad para respirar, opresión en la garganta

Poco frecuentes

Trastornos gastrointestinales

Vómitos, náuseas

Frecuentes

Diarrea, dolor en la zona abdominal superior

Poco frecuentes

Trastornos renales y urinarios

Proteinuria

Poco frecuentes

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Prurito, trastorno de la piel, sudor nocturno, urticaria

Poco frecuentes

Trastornos músculo esqueléticos y del tejido conjuntivo

Lumbalgia

Frecuentes

Trastornos músculo esqueléticos y del tejido conjuntivo (cont)

Dolor cervical, dolor en las extremidades, rigidez músculo esquelética, espasmos musculares, dolores del sistema muscular y esquelético, mialgia

Poco frecuentes

Infecciones e infestaciones

Otitis, gripe, nasofaringitis

Poco frecuentes

Trastornos vasculares

Sensación de calor, aumento de la presión arterial (hipertensión), reducción de la presión arterial (hipotensión)

Poco frecuentes

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Escalofríos, fatiga, pirexia

Frecuentes

Dolor torácico, síntomas generales, astenia, enfermedad de tipo gripal, hipertermia, dolor, dolores en el lugar de la inyección

Poco frecuentes

Trastornos hepatobiliares

Hiperbilirrubinemia

Poco frecuentes

Para mayor información sobre la seguridad viral, ver el apartado “Precauciones Generales”.

No se dispone de datos clínicos controlados sobre la administración a mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, por lo cual en estos casos debe actuarse con precaución.

Sin embargo, la prolongada experiencia clínica con inmunoglobulinas sugiere que no son de  esperar efectos perjudiciales sobre el curso del embarazo, ni sobre el feto o el recién nacido.

Estudios experimentales en animales realizados con el excipiente L-prolina no resultaron signos de toxicidad directa o indirecta con efectos sobre el embarazo así como el desarrollo embrional y fetal.

Este medicamento no debe mezclarse con otros medicamentos ni con solución salina fisiológica. Pero, la dilución con solución de glucosa al 5 % es posible.

La administración de inmunoglobulinas puede reducir la eficacia de las vacunas con virus vivos atenuados, como la vacuna antisarampión, antiparotiditis, antirrubéola y antivaricela, durante un periodo mínimo de 6 semanas y hasta 3 meses. Después de la administración de este medicamento debe transcurrir un intervalo de 3 meses antes de la administración de vacunas con virus vivos atenuados. En el caso del sarampión, esta reducción de la eficacia puede persistir hasta un año. Por lo tanto, en los pacientes que reciban la vacuna antisarampión  debe comprobarse la concentración de anticuerpos.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han observado efectos de las inmunoglobulinas sobre la participación activa en el tráfico o la capacidad para utilizar máquinas.

Farmacocinética: HIGLOBIN® está biodisponible inmediata y completamente en la circulación del receptor después de la administración intravenosa. Se distribuye de forma relativamente rápida entre el plasma y el líquido extravascular, y el equilibrio entre los compartimentos intravascular y extravascular se alcanza después de aproximadamente tres a cinco días.

En los dos estudios clínicos en pacientes con inmunodeficiencia primaria se determinaron los parámetros farmacocinéticos de HIGLOBIN®, 25 pacientes (de 13 a 69 años) en el estudio principal y 13 pacientes (de 9 a 59 años) en el estudio de extensión participaron en las evaluaciones farmacocinéticas (ver la tabla siguiente).

Parámetros farmacocinéticos de HIGLOBIN® en pacientes con inmunodeficiencia primaria

Parámetros

Estudio principal (N=25)
Media (límites)

Estudio de extensión (N=13)
Media (límites)

Cmax (máxima) en g/l

23.4 (10.4-34.6)

26.3 (20.9-32.9)

Cmin (mínima) en g/l

10.2 (5.8-14.7)

9.75 (5.72-18.01)

t (vida media) en días

36.6 (20.6-96.6)

31.1 (14.6-43.6)

La IgG y los complejos de IgG se degradan en las células del sistema retículoendotelial.

La seguridad y la eficacia de HIGLOBIN® se evaluaron en dos ensayos prospectivos, de diseño abierto, con un solo grupo y multicéntricos, realizados en Europa (ensayo de púrpura trombocitopénica idiopática, PTI), y en Europa y Estados Unidos (ensayo de inmunodeficiencia primaria, IDP). Otros datos de seguridad y eficacia se analizaron en un estudio de extensión prospectivo, de diseño abierto, con un solo grupo y multicéntrico con pacientes aquejados de IDP en los Estados Unidos.

En el estudio principal 80 pacientes entre 3 y 69 años de edad con síndrome de inmunodeficiencia primaria recibieron durante un año como máximo cada 3 a 4 semanas una infusión de HIGLOBIN® con una dosis mediana entre 200 y 888 mg/kg de peso corporal. De este modo se mantuvieron niveles mínimos constantes de IgG con concentraciones mínimas de 8.84 g/l a 10.27 g/l durante la totalidad del tratamiento. La tasa de infecciones bacterianas agudas graves (IBG aguda) fue de 0.08 por paciente por año (el intervalo de confianza superior de 97.5 % ascendió a 0.182).

En el estudio de extensión de IDP con un total de 55 pacientes (de los cuales 45 ya habían sido tratados en el estudio principal y 10 fueron incorporados), se administraron dosis de HIGLOBIN® como en el estudio principal. Los resultados del estudio principal se confirmaron para los niveles mínimos promedio de IgG (desde 9.31 g/l hasta 11.15 g/l), así como la tasa de IBG aguda (0.018 por paciente al año, con un intervalo de confianza superior al 97.5%, de 0.098).

En el estudio de PTI participaron 57 pacientes con PTI crónica de edad entre 15 y 69 años. Al comienzo, su recuento de plaquetas era de 20 x 109/l. Después de la administración de HIGLOBIN® en una dosis de 1 g/kg de peso corporal en dos días consecutivos, el recuento aumentó en el 80.7% de los pacientes en el plazo de 7 días después de la primera infusión a un mínimo de 50 x 109/l. En el 43% de los pacientes ya se alcanzó este aumento al cabo de un día antes de la segunda infusión. El tiempo medio hasta alcanzar este recuento de plaquetas fue de 2.5 días. En los pacientes que reaccionaron al tratamiento, el recuento de plaquetas se mantuvo durante un periodo medio de 15.4 días en un valor de ≥ 50 x 109/l.

Farmacodinamia:

Grupo farmacoterapéutico:

Sueros inmunes e inmunoglobulinas: Inmunoglobulinas, Inmunoglobulina humana para administración intravenosa.

Código ATC: J06BA02.

HIGLOBIN® contiene principalmente inmunoglobulina G (IgG) con un amplio espectro de anticuerpos funcionalmente intactos contra agentes infecciosos. Tanto las funciones Fc como las Fab de las moléculas de IgG permanecen inalteradas. La capacidad de las fracciones Fab de ligar antígenos fue comprobada con métodos bioquímicos y biológicos. La función Fc se analizó por la activación del complemento y a través de la activación de leucocitos mediada por el receptor Fc. La inhibición de la activación del complemento inducida por el complejo inmune ("scavenging", una función antiinflamatoria de IgIVs) permanece inalterada en HIGLOBIN®. HIGLOBIN® no conduce a una activación inespecífica del sistema del complemento o de precalicreína.

HIGLOBIN® contiene todos los anticuerpos de inmunoglobulina G presentes en la población normal. Se prepara del plasma de 1000 donadores como mínimo. La distribución de subclases de IgG corresponde aproximadamente a la del plasma humano no procesado. En caso de niveles bajos de IgG, dosis suficientes de HIGLOBIN® pueden restablecer valores normales.

El mecanismo de acción en otras indicaciones que la terapia de reemplazo no se ha aclarado completamente, pero incluye efectos inmunomoduladores.

Después de la infusión de inmunoglobulinas, el aumento pasajero de los diferentes anticuerpos transmitidos pasivamente presentes en la sangre del paciente puede conducir a resultados de pruebas serológicas falsos positivos.

La transmisión pasiva de anticuerpos contra antígenos eritrocititos, p.ej. A, B y D, puede falsificar algunas pruebas serológicas de aloanticuerpos eritrocititos (p.ej. la prueba de Coombs), el recuento de eritrocitos y la prueba de haptoglobina.

Sobre interacciones con vacunas atenuadas vivas, ver el apartado  "Interacciones".

Una sobredosis puede causar sobrecarga hídrica e hiperviscosidad, sobre todo en los pacientes en riesgo, incluidos los de edad avanzada o los pacientes con insuficiencia renal.

Conservar a temperatura ambiente a no más de 25°C. No se congele.

Mantener el frasco ámpula en la caja de cartón para protegerlo de la luz.

No usar HIGLOBIN® después de la fecha de caducidad expresada en el empaque. HIGLOBIN® está destinado al uso único. La solución no contiene conservadores, por lo cual los frascos ámpula abiertos deben ser eliminados al cabo de 24 horas. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. No se administre si el cierre ha sido violado. Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños

Hecho en Suiza por:
CSL Behring AG
Wankdorfstrasse 10, CH-3000 Berna 22, Suiza
Acondicionado por:
CSL Behring AG
Untermattweg 8, 3027 Berna, Suiza
Distribuido por:
Productos Farmacéuticos, S.A. de C.V.
Km 4.2 Carretera a Pabellón de Hidalgo
C.P. 20420, Rincón de Romos, Aguascalientes, México.
® Marca registrada

Reg. Núm. 020M2012, SSA
Inmunoglobulina Humana Normal Endovenosa.

Determinados efectos secundarios graves pueden estar relacionados con la velocidad de infusión. La velocidad de infusión recomendada en el apartado "Dosis y vías de administración: Forma de administración", debe respetarse estrictamente. Los pacientes deben ser monitoreados durante y después de la infusión y observados meticulosamente respecto a la aparición de síntomas de cualquier tipo.

Determinados efectos secundarios pueden aparecer más frecuentemente en caso de

  • alta velocidad de infusión,
  • pacientes con hipogammaglobulinemia o agammaglobulinemia con o sin deficiencia de IgA,
  • pacientes que reciben por primera vez inmunoglobulina humana, o, en casos poco frecuentes, en caso de cambio de preparado de inmunoglobulina, o después de un intervalo terapéutico prolongado.

Verdaderas reacciones de hipersensibilidad son poco frecuentes. Pueden producirse en los casos muy poco frecuentes de una deficiencia de IgA con anticuerpos anti-IgA.

Raras veces puede suceder que la inmunoglobulina humana cause un descenso de la presión sanguínea con una reacción anafiláctica, incluso en pacientes que habían tolerado anteriormente el tratamiento.

A menudo es posible evitar complicaciones si se garantiza que

  • los pacientes no presentan hipersensibilidad a la inmunoglobulina humana, inyectándoles el preparado primero lentamente (0.3 ml/kg de peso corporal/hora);
  • durante la infusión total se observe meticulosamente la posible aparición de síntomas de cualquier tipo en los pacientes. Especialmente pacientes que reciben por primera vez inmunoglobulina humana, o son transferidos de otro preparado a base de inmunoglobulina, o  después de un intervalo terapéutico prolongado, deben ser monitoreados durante la primera infusión y una hora después, a fin de detectar posibles efectos secundarios. Todos los demás pacientes deben ser observados como mínimo durante 20 minutos después de la administración.

Existen pruebas clínicas de una relación entre la administración de IgIV y eventos tromboembólicos tales como el infarto de miocardio, la apoplejía, embolia pulmonar y trombosis venosa profunda, que se supone son debidos a un aumento relativo de la viscosidad sanguínea inducido por la administración de inmunoglobulinas. Se recomienda actuar con especial precaución al recetar e infundir inmunoglobulina intravenosa a pacientes con sobrepeso y pacientes con factores de riesgo preexistentes para episodios tromboembólicos tales como edad avanzada, hipertensión, diabetes mellitus y antecedentes de enfermedades vasculares o episodios trombóticos, pacientes con tendencia trombofílica congénita o adquirida, pacientes inmovilizados durante periodos prolongados, pacientes con hipovolemia grave y pacientes con enfermedades que aumentan la viscosidad de la sangre.

En pacientes bajo terapia intravenosa con inmunoglobulina se han descrito casos de insuficiencia renal aguda. En la mayoría de los casos se identificaron factores de riesgo tales como una insuficiencia renal preexistente, diabetes mellitus, hipovolemia, sobrepeso, medicación concomitante nefrotóxica o edad superior a 65 años.

En caso de trastorno de la función renal se debe considerar la suspensión de la IgIV.

Aunque los informes sobre trastornos de la función renal y la insuficiencia renal aguda se han relacionado con la administración de muchos productos de IgIV autorizados, los preparados que contienen sacarosa como estabilizante representaron una cantidad desproporcionada del número total, por lo cual, en pacientes con riesgo se debe ponderar el uso de preparados de IgIV exentos de sacarosa. HIGLOBIN® no contiene sacarosa ni otros azúcares.

En pacientes con riesgo de insuficiencia renal o reacciones tromboembólicas se deben administrar medicamentos de IgIV con la más lenta velocidad de infusión y en la dosis más baja posible.

En todos los pacientes, el tratamiento con IgIV requiere:

  • una hidratación adecuada antes de iniciar la infusión de IgIV,
  • monitoreo de la excreción de orina,
  • monitoreo del nivel de creatinina en suero, y
  • evitar la administración simultánea de diuréticos del asa de Henle.

Al producirse una reacción adversa se debe reducir la velocidad de infusión o interrumpirla completamente.  El tratamiento necesario depende de la naturaleza y gravedad del efecto secundario.

En caso de síntomas de shock se aplicará el tratamiento médico estándar.

Sobre la seguridad respecto a agentes transmisibles: HIGLOBIN® es fabricado de plasma humano de los siguientes países de procedencia: Alemania, Dinamarca, Suiza, Austria y Estados Unidos. Entre las medidas habituales para prevenir infecciones que pudieran resultar de la utilización de medicamentos preparados a partir de sangre o plasma humanos cuentan la selección de los donadores, las pruebas realizadas en donaciones individuales y mezclas de plasmas para detectar marcadores específicos de infección y la introducción de pasos eficaces de fabricación para la inactivación/eliminación de virus.

El proceso de fabricación de HIGLOBIN® incluye las siguientes etapas: Etanol precipitación de la IgG fracción del plasma, seguida de un fraccionamiento de ácido octánico e incubación a pH 4. Los pasos subsecuentes de purificación son: Filtración profunda, cromatografía y un paso de filtración capaz de separar partículas de un tamaño máximo de 20 nm.

A pesar de estas medidas, el riesgo de transmisión de agentes infecciosos no puede ser  totalmente excluido, cuando se aplican hemoderivados. Esto también es válido en el caso de cualquier virus desconocido o emergente, o de otros agentes patógenos.

Las medidas adoptadas se consideran eficaces contra virus con envoltura, como el VIH, el VHB y el VHC, y para virus sin envoltura como el VHA y el parvovirus B19.

La experiencia clínica demuestra que no hay transmisión de infecciones de hepatitis A o del parvovirus B19 por inmunoglobulinas, y además se asume que el contenido de anticuerpos representa una contribución importante a la seguridad vírica.

Se recomienda tomar nota del nombre y del número de lote del producto cada vez que se administre HIGLOBIN®, a fin de mantener un vínculo entre el paciente y el lote del producto.

Se ha evaluado la seguridad de HIGLOBIN® en varios estudios preclínicos, con especial referencia a la investigación del excipiente L-prolina. La L-prolina es un aminoácido fisiológico no esencial. Estudios realizados en ratas con dosis diarias de L-prolina de 1450 mg/kg de peso corporal no revelaron signos de teratogenicidad o embriotoxicidad. Estudios de genotoxicidad con L-prolina no aportaron hallazgos patológicos.

Estudios experimentales en animales realizados con el excipiente L-prolina no resultaron signos de toxicidad directa o indirecta con efectos sobre el embarazo así como el desarrollo embrional y fetal.

Algunos estudios publicados relativos a la hiperprolinemia han demostrado que la administración a largo plazo de dosis diarias altas de L-prolina representa un posible riesgo para el desarrollo cerebral de ratas muy jóvenes. Sin embargo, en estudios comparables que reflejaron la aplicación clínica de HIGLOBIN®, no se observó ningún efecto secundario de esta índole. Estudios adicionales de seguridad farmacológica con L-prolina en ratas adultas y jóvenes no revelan la existencia de trastornos del comportamiento.

Las inmunoglobulinas son componentes naturales del cuerpo humano. En razón de las interacciones de las inmunoglobulinas de especies heterógenas y de la inducción de anticuerpos contra proteínas heterólogas, los enunciados de la prueba de toxicidad aguda y crónica así como embriofetal de inmunoglobulinas  en animales  no tienen valor informativo. En estudios de tolerancia locales con conejos y aplicación intravenosa, paravenosa, intraarterial y subcutánea, HIGLOBIN® fue bien tolerado.